28 sept. 2010

Es entre tú y yo, Peña Nieto

Ciro Gómez Leyva

28-09-10

Interesante la estrategia que perfila Andrés Manuel López Obrador para las elecciones de julio en el Estado de México.

Con un discurso consistente (“No tenemos nada que hacer con el PAN”), es uno de los dos grandes opositores a la eventual alianza PRD-PAN en la entidad. El otro, claro está, es el gobernador y líder del PRI mexiquense, Enrique Peña Nieto.

Los dos son hoy los únicos candidatos que parecen tener un lugar asegurado en las boletas de las presidenciales de 2012. Son, por lo mismo, los punteros. López Obrador debe estar consciente que una bien construida alianza PRD-PAN podría derrotar al PRI mexiquense y mermar a su adversario de dentro de dos años. En praxis pura, su negativa a la alianza tiene un componente contradictorio.

A Peña Nieto, en cambio, su probable rival de 2012 le estaría haciendo el trabajo destructor:

• Si mata la alianza, bueno para él;

•Si por la alianza, López Obrador rompe con el PRD, se distancia del grupo de Marcelo Ebrard y parte a la oposición desde 2011, bueno para él;

•Si López Obrador se fortalece y es el candidato presidencial de toda la izquierda, él enfrentaría entonces a un hombre con un índice negativo altísimo: música para sus oídos.

Pero a López Obrador no le importan esos cálculos. No quiere que el éxito de una alianza contra natura 2011 caliente cabezas para 2012. Por eso prepara el terreno para tener un primer cara a cara con Peña Nieto el año entrante.

El objetivo, más que vencer al priista en su territorio (lo que sería fantástico), estribaría en aprovechar los reflectores y recursos fiscales para exhibirlo, debilitarlo y dejar en claro que para 2012 no puede haber más duelo que entre ellos dos: el representante del pueblo bueno contra el de la siniestra conspiración de las fuerzas corruptoras.

Publicado en Milenio

No hay comentarios:

En defensa del Estado Laico y la diversidad social

Enrique Krauze. La izquierda mexicana