25 nov. 2010

“Juanita” Polevnsky


En el Estado de México, el nombre del juego es 2012. El mandatario Enrique Peña Nieto adoptó la extraña estrategia de convertir los comicios para definir a su sucesor en una especie de referéndum de su gobierno, en una primera vuelta de la elección presidencial. De inmediato, su oposición aceptó la jugosa oferta: está probado que si el candidato es malo, por más apoyo que tenga del gobernador y del presupuesto, puede perder... Continúa...

No hay comentarios:

En defensa del Estado Laico y la diversidad social

Enrique Krauze. La izquierda mexicana