9 ene. 2011

Se le complicó a Peña Nieto

Néstor Ojeda

09-01-11

El destape de Alejandro Encinas como candidato de Andrés Manuel López Obrador, PRD, PT y Convergencia le garantiza desde ya el triunfo al PRI y a Enrique Peña Nieto en la competencia por la gubernatura del Estado de México. Por ello, ningún analista serio e informado apostaría hoy por Encinas como aspirante viable.

Más allá del previsible resultado electoral, Encinas es un hombre de izquierda respetado y respetable, pero por desgracia su candidatura es garantía del fracaso electoral de las izquierdas mexiquenses, pues no tiene en su currículum un solo triunfo electoral que lo avale, lamentablemente, como candidato ganador para la competencia en el Edomex, el estado más importante junto con Veracruz en los comicios federales.

Encinas es un tipazo. Fue militante y dirigente del Partido Comunista Mexicano, fundador del Partido Socialista Unificado de México y del Partido Mexicano Socialista, que cedió su registro para que naciera el PRD. La única mancha en su carnet es, para los que saben, su inexplicable alianza y lealtad a López Obrador, a quien supera —con mucho— como demócrata y líder de izquierda. Porque el intelecto y la formación de Encinas están lejos de las básicas entendederas de El Peje; en fin, no se entiende que un tipo tan leído como Encinas se subordine a un ignorante como AMLO, pero en los hechos aceptó ser el alfil para entregarle al PRI la gubernatura del Edomex.

Eso al final le garantiza al PRI el triunfo. Por eso ahora la preguna es cómo quieren ganar el tricolor y Peña Nieto el Estado de México, porque ante la certeza del naufragio de la alianza PAN-PRD en esa entidad, la tentación de poner al delfín como candidato es gigantesca.

¿Cuál es el resultado electoral que como aspirante a la Presidencia le conviene a Peña Nieto? Un triunfo contundente del PRI en el Edomex, pues si cede a la tentación de imponer al precandidato más cercano a él, pero más lejano a los electores, asegurará el fracaso de su partido en las elecciones locales y, lo peor para él, en las de 2012.

En resumen, es un hecho que El Peje le regaló la gubernatura del Edomex a Peña Nieto. Ahora lo que sigue es ver si el priista no cae en la trampa e impone a un candidato impopular, pero que ganará con seguridad ante la inexistente oposición de panistas y perredistas.

Publicado en Milenio

No hay comentarios:

En defensa del Estado Laico y la diversidad social

Enrique Krauze. La izquierda mexicana