5 ago. 2010

“La mayoría de la izquierda mexicana es reformista de facto, pero le gusta pensar que es revolucionaria…”

José Woldenberg y la cara oscura de la izquierda

“La mayoría de la izquierda mexicana es reformista de facto, pero le gusta pensar que es revolucionaria…”

Ariel Ruiz Mondragón.2010-07-18 | Milenio semanal

Foto: Jesús Quintanar

En las últimas cuatro décadas la izquierda mexicana ha experimentado un crecimiento notable que la ha hecho protagonista destacada de la política mexicana, donde ya ocupa importantes espacios de poder. Es un periodo fundamental en el que ha pasado prácticamente de las catacumbas de la lucha guerrillera hasta casi alcanzar la Presidencia de la República, pasando por su intensa actividad en el sindicalismo independiente, las organizaciones sociales y la compleja construcción partidista.

El desarrollo de la izquierda mexicana ha tenido claroscuros que, paradójica y contradictoriamente, no pocas veces han ido contra sus propios logros; por ejemplo, la defensa de privilegios, la intransigencia política, el atavismo revolucionario y el ataque a las instituciones electorales. Sobre estos desatinos José Woldenberg publicó a fines del año pasado El desencanto (México, Cal y Arena), una ficción donde a través de un personaje llamado Manuel hace una revisión crítica a cuatro oscuros momentos de la izquierda mexicana.

Woldenberg es maestro en Estudios Latinoamericanos por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), institución en la cual es profesor en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. Fue Consejero Presidente del Instituto Federal Electoral, director de Nexos y del Instituto de Estudios para la Transición Democrática. Ha colaborado en publicaciones como Unomásuno, La Jornada, Punto, Etcétera y actualmente Reforma. Ha sido autor de al menos una decena de libros, y coautor y coordinador de otros tantos.

AR: ¿Por qué publicar un libro como El desencanto, sobre todo tomando sus antecedentes memoriosos e históricos en libros como Memoria de la izquierda o la Historia documental del SPAUNAM?

JW: Por varias razones. Primero, hay un intento por recuperar la memoria, y en ese sentido se emparenta con Memoria de la izquierda y con la Historia documental del SPAUNAM, pero, a diferencia de aquellos textos, ésta es una visión más crítica. Aquellos, de una u otra manera, eran textos muy festivos, en buena medida apologéticos, de los que no me arrepiento porque ofrecen una cara de esos acontecimientos que vale la pena retener. Pero ahora lo que me interesaba era mostrar la otra cara y tener un acercamiento crítico a algunos de los episodios de la izquierda mexicana en los últimos 35 años que, creo yo desde mi subjetividad, la marcaron para mal. En ese sentido, crear un personaje de ficción que transcurre por una serie de acontecimientos que realmente sucedieron fue una fórmula que a mí me pareció adecuada para realizar esa crítica.


subcomandante Marcos.Foto: Eduardo Verdugo
AR: ¿Cómo ha sido su tránsito de la ciencia política a la literatura?

JW: Yo le llamo relato cargado de ensayo. Creo que la creación de este personaje me permitió ver los acontecimientos desde fuera y me dio libertades que quizá desde el ensayo o desde la autobiografía no hubiera podido desplegar. Por ejemplo, el personaje es, quizá, mucho más empático y más categórico de lo que yo soy; pero yo quería subrayar las tintas de asuntos que a mí me preocupan y que me desalientan, como son los que se narran en este relato. Fue por eso por lo que opté por esta ficción cargada de realidad, aunque consciente, y así empieza el libro, de lo que dice un epígrafe de Doris Lessing, quien asume la incapacidad de escribir la única clase de novela que le interesa: un libro dotado de una pasión intelectual o moral tan fuerte que pueda crear un orden, una nueva manera de ver la vida. Asumiendo esa incapacidad, de todas maneras me puse a escribir este libro.

AR: También está la posibilidad que usted señala en la cita que hace de Finkielkraut.

JW: En efecto. Incluso ese fue un posible nombre para el libro: “Como alguien que se ahoga”. Esto, retomado de la frase de Finkielkraut que tomo de Jankélévitch donde dice que el pasado hay que agarrarlo de la manga como alguien que se ahoga. Me parece una reflexión muy pertinente: el pasado está condenado a desaparecer, la inercia de las cosas hace que el pasado se evapore, se diluya. Entonces se requiere de un esfuerzo para tratar de mantenerlo vivo, que es recuperar la memoria. Ya sabemos: la memoria siempre es subjetiva e individual, y yo no dudo ni por un instante que quienes vivieron, por ejemplo, esos mismos episodios del sindicalismo, del proceso de unificación de la izquierda, el levantamiento del EZLN y el conflicto postelectoral de 2006, tengan otras visiones y otras versiones, seguramente legítimas. Pero yo aquí lo que quiero es recrear ésta.

AR: Una parte del libro es el ejercicio mnemotécnico, y otra es la compuesta por los ensayos dedicados a siete escritores que fueron muy críticos del comunismo. ¿Por qué escogió a estos siete?

JW: Por supuesto que se podría aumentar la lista, pero, ¿qué tienen estos siete escritores? Uno, que son muy buenos escritores. Dos, seis de ellos estuvieron fascinados, en un momento, por el experimento soviético, depositaron sus ilusiones en él y, al final, quedaron profundamente desencantados. Tercero, porque son de siete nacionalidades distintas; cuarto, porque los motivos del desencanto son distintos en cada uno de ellos y sexto, quizá sea lo más elemental, porque todos dejaron, ya sea en novelas o en testimonios, una reflexión sobre lo que les había pasado. Por ejemplo, en el caso de Arthur Koestler, él hizo una novela, pero en los casos de Howard Fast y André Gide éstos dejaron sus testimonios. Lo que yo creo que da al final el conjunto de reflexiones de los siete son las diferentes vetas del desencanto. Por ejemplo, Fast se desencanta después del XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética cuando se conoce el llamado “Informe secreto” de Jrúschov, y se ponen sobre la mesa todas las aberraciones de Stalin.

En el caso de Gide, él desde antes había viajado a la Unión Soviética. Ve que aquello en materia cultural es un páramo donde se está tratando de homogeneizar lo que debe ser diverso, y dice: “Esto está mal”. Koestler se desencantó por los juicios de Moscú, mientras Víctor Serge lo hizo por la burocratización y la insensibilidad; George Orwell, quien a final de cuentas es el único que no fue comunista, se decepcionó por la matriz misma del sistema que se estaba construyendo, un estado todopoderoso que es incapaz de respetar las libertades de los individuos, y entonces generó esa antiutopía que es 1984. O Ignazio Silone que, muy temprano, como delegado a la Internacional por parte del Partido Comunista Italiano, vio las maneras de “discutir”, y dijo: “Esto no”. O sea, estar alineado acríticamente a una posición, y que le pidieran que condenara a alguien sin conocer el documento de quien está sometido al juicio: eso no.

Cada uno es muy expresivo, cada uno tiene razones muy fuertes, pero los siete juntos hacen el mural más complejo, más abigarrado y más elocuente.

Andrés Manuel López Obrador marchando en Paseo de la Reforma.
Andrés Manuel López Obrador marchando en Paseo de la Reforma. Foto: Ricardo Castelán/ CO
AR: José Revueltas fue muy radical, ya que no sólo fustigó a los comunistas, sino que llegó casi a condenar la condición humana.

JW: Eso es lo que yo leo en Los días terrenales. Creo que en el caso de Revueltas su libro es terrible en el mejor sentido de la palabra; es decir, hace a sus personajes muy introspectivos, y tengo la impresión de que Revueltas casi llega a la conclusión de que el género humano es irreformable. Eso dice en este texto, no digo en su vida política, porque el atractivo de Revueltas en su vida política es que, al mismo tiempo que escribía este libro, siguió militando. En 1949, cuando lo escribe, todavía ni siquiera rompe con el partido en su vida; yo digo que en el libro sí, pero en su militancia no. Ya cuando escribe Los errores, entonces sí, ya es un antiestalinista convencido. Es un fenómeno que me resulta muy interesante. Creo que la literatura de Revueltas iba por delante de sus propios textos políticos, y creo que, por lo menos hasta hoy, no tienen fecha de caducidad; quizá algunos de sus textos políticos sí.

AR: ¿Por qué en muy buena parte de la izquierda ha sido tan mal vista la vía reformista? En el libro cuenta episodios de aquella izquierda guerrillera radical que asesinaba incluso a líderes reformistas de la izquierda, hasta el golpeo a la democracia.

JW: Creo que usted atina: ese es, quizá, uno de los hilos fuertes del libro. Pero yo iría incluso más allá, porque hay una enorme paradoja: la mayor parte de la izquierda mexicana, la que está en los partidos, en los sindicatos, en las organizaciones agrarias, la que tiene publicaciones, etcétera, es reformista de facto. Sin embargo, hay una especie de mala conciencia: quieren pensarse como revolucionarios. En el caso del Partido de la Revolución Democrática (PRD) creo que en su propio nombre está ese aliento. Sin embargo, también quiero decir lo siguiente: la propia mecánica del cambio político y lo que la izquierda ha logrado en los últimos años ha hecho, desde mi punto de vista, que las corrientes revolucionarias vayan a la baja y que, a querer o no, el reformismo se haya abierto paso, muchas veces sin reconocer su propio nombre. ¿A qué me refiero con reformismo? A una política de cambios graduales que van en el sentido que uno piensa correcto, y que pueden desplegarse por una vía participativa, pacífica y, hoy en México, incluso institucional. Creo que el gran reto de la izquierda mexicana para crecer aún más es asumir que la democracia es una vía, pero también es un fin en sí mismo. Lo dice el personaje del libro, y yo creo que esa es una de las cosas que no están del todo resueltas, ya que sigue habiendo una mala conciencia que, cada vez que aparece la posibilidad de saltar etapas, la posibilidad revolucionaria, se vuelven a activar una serie de expectativas que, la verdad, no creo que puedan conducir a nada. Ese fue el caso del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. La crítica que se hace, más que al propio EZLN, es a la incapacidad de una constelación de grupos de izquierda muy diversos para condenar de manera clara la vía armada, sobre todo en un momento —1994— en el que había un proceso de transición en marcha, cuando las cosas estaban cambiando en un sentido democratizador. Entonces, hay una dificultad para comprometerse sin dobleces con una vía pacífica e institucional de cambio social.

AR: Usted señala cuatro momentos negativos de la izquierda mexicana: el conservadurismo del Consejo Estudiantil Universitario (CEU) en 1986-87, la intransigencia del PRD a principios de los noventa, la violencia del EZLN y las mentiras sobre las elecciones de 2006. Pero, ¿qué aspectos luminosos ha tenido?

JW: Muchos. Qué bueno que lo menciona. El libro se llama como se llama, en buena medida, porque quiero abordar su cara oscura —desde mi perspectiva, por supuesto—, y en él no hay hechos luminosos, pero hay muchos que realmente sucedieron. Por ejemplo, creo que el proceso de unificación de la izquierda —el proceso, no el momento— debe ser visto como un proceso venturoso y muy importante.

El compromiso de la izquierda con la vía electoral es una gran cosa y es un gran capital político. Las elecciones de 1988 fueron un momento de crecimiento excepcional de la izquierda mexicana, como también las de 2006. También las reformas político-electorales de 1994 y 1996, a las que concurrió el PRD, fueron rediseños normativos e institucionales que permitieron que lo que hoy vemos: competencia electoral como nunca antes. Los triunfos de Cuauhtémoc Cárdenas y luego los de Andrés Manuel López Obrador y de Marcelo Ebrard en la capital del país, así como la victoria de Amalia García en Zacatecas, son momentos luminosos. La despenalización del aborto la veo con muy buenos ojos.

Momentos luminosos hay muchísimos, pero éste no es un relato equilibrado ni quiere serlo, porque cuando uno entra por esa ruta, entonces lo que uno quiere subrayar y poner en el foco de atención acaba perdiéndose. Yo lo que quería hacer conscientemente es un relato de una persona que se va desencantando por una serie de actitudes, y sobre las que ojalá —a mí me gustaría— hubiera un debate, una discusión y una rectificación. Por eso el texto es acerca del lado oscuro de las cosas, lo cual no niega que en la realidad haya muchos momentos venturosos.

AR: A principios de los años setenta uno de los grandes temas de la izquierda era la desigualdad social. ¿Qué ha pasado con la desigualdad social?

JW: Hubo una transición democrática que nos hizo pasar de un sistema de partido hegemónico a uno equilibrado; de elecciones sin competencia a procesos competidos; de un mundo de la representación monocolor a uno plural; de una Presidencia desbordada a una acotada; de un Congreso subordinado a uno vivo y plural. Fue un cambio político muy importante. Pero lo que al parecer no cambia, y eso desde Humboldt, es que este es un país absolutamente contrahecho, cruzado por una desigualdad que, a veces y como la propia CEPAL lo dice, impide pensar en construir un “nosotros” inclusivo, porque México es tantos Méxicos marcados por la desigualdad que el sentido de pertenencia a una comunidad nacional se hace complicado.

Yo creo que ese es el problema fundamental de México, y quizá se esté agudizando. Creo, además, que en ese problema es en donde la izquierda puede tener sus raíces y su crecimiento mejor. Pero insisto: no se trata de optar sólo por la equidad, que es la que tiene que ser la bandera singular de la izquierda, sino conjugarla con la otra gran conquista civilizatoria que son las libertades individuales. En esa conjunción que, creo yo, ha intentado y logrado hacer la socialdemocracia en el mundo, puede haber una vía para el desarrollo de una izquierda fuerte y capaz de revertir esa falla estructural de la sociedad mexicana que es su profundísima desigualdad. El tema está en el código genético de la izquierda. Pero yo digo que debería ser preocupante hasta para las derechas, porque uno no puede estar apostando solamente al despliegue de las libertades en un mundo de desigualdades tan marcadas como el mexicano. No lo digo yo: el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo ha alertado que buena parte del desencanto con la democracia en América Latina tiene que ver con la pobreza y la desigualdad, porque la gente percibe que sus condiciones materiales de vida en democracia no mejoran y su percepción entonces es: “¡Bonita democracia!”.

AR: ¿Hay alguna ética política específica para la izquierda?

JW: No sé si pueda haber una ética de izquierda y otra de derecha. Lo que yo sí creo, a diferencia de los cínicos y de los pragmáticos, es que política y ética deben tener puentes comunicantes. Hay una política pragmática que es, quizá, hegemónica, que puede prescindir, sin dificultad, de la ética. Es la política que diría, en suma, que el fin justifica los medios.

Marcelo Ebrard, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, con Amalia García, gobernadora de Zacatecas.
Marcelo Ebrard, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, con Amalia García, gobernadora de Zacatecas. Foto: Issac Esquivel
AR: Y como usted dice en el libro, los medios van modelando los fines.

JW: Los medios suelen ser más importantes que los fines, porque los medios van modelando al actor: la manera en que actúo, hablo, digo y despliego, eso me va haciendo a mí. Entonces, los medios no son anodinos, sino todo lo contrario: suelen ser más importantes que los fines. No es casual que las revoluciones armadas normalmente acaben en momentos de terror porque quien ha ejercido esa fórmula de quehacer político la siente legítima y la puede extender por un lapso más.

AR: ¿No le parece que, en no pocas ocasiones, la izquierda ha parecido atentar contra sus propias conquistas?

JW: En efecto, la izquierda ha sido acicate y usufructuaria del cambio político. Es decir, el cambio democratizador en México no se entendería sin el aporte de la izquierda mexicana, pero al mismo tiempo ha sido usufructuaria. Es decir, dado que hay fórmulas democráticas para elegir a los gobernantes, pues hoy hay cinco gobernadores y el Jefe de Gobierno del Distrito Federal del PRD. O sea, al mismo tiempo que ha sido motor del cambio, ha sido beneficiaria de él. Sin embargo, en momentos determinados, da la impresión que la izquierda atenta contra las propias conquistas que le han servido para desplegarse y crecer. Es el caso de la conducta después de las elecciones de 2006.

Lo más difícil en política es rectificar, porque en la propia dinámica del PRD es muy fácil que las corrientes moderadas acusen a los más radicales de los resultados, y también es muy fácil que los radicales acusen a su vez a los moderados de ellos. Más fuerte que la realidad es el lente con el que se la mira. Entonces, la realidad puede cambiar, pero si uno sigue con su mismo lente, va a seguir sacando las mismas conclusiones. Ese es el problema más fuerte para cualquier organización política.

AR: ¿Usted sigue siendo de izquierda?

JW: Yo creo que éste es un alegato desde las posiciones de izquierda democrática hacia las izquierdas. Es decir, todavía quiero creer que una izquierda democrática en México no solamente es posible, sino que es necesaria, porque es muy difícil que desde otros idearios políticos se puedan poner en el centro los temas de la desigualdad. Por eso digo una izquierda democrática, que sea capaz de conjugar la pulsión por la equidad con la pulsión por la libertad.

No hay comentarios:

En defensa del Estado Laico y la diversidad social

Enrique Krauze. La izquierda mexicana